Digital+ buscaba dar un cambio radical a su concepto de televisión: el espectador tendría la posibilidad, por primera vez, de adecuar los paquetes de canales a sus gustos y necesidades. 

Todo esto se tradujo en la voluntad de lanzar, a principios de 2010, un nuevo concepto de “canalización” para todos sus contenidos: ahora todos los canales se podrían combinar entre sí y se pagaría solamente en función de esto.